El autobús como gimnasio

Muchas son las personas que utilizan a diario el autobús como medio de transporte para desplazarse de un lado a otro, para ir al trabajo, al colegio… ¿Te lo imaginas como un gimnasio? Pues que sepas que lo es. Y, además, muy práctico y saludable. Está claro y demostrado que cada vez quedan menos excusas para no hacer ejercicio.

Los asientos, los asideros, las barras, todo puede ser puesto al servicio de nuestro cuerpo. Ergoactiv ha diseñado un modelo específico para los conductores profesionales que pasan horas al volante y los resultados son espectaculares. Y lo mejor de todo es que esos mismos ejercicios que contempla el modelo son perfectamente replicables por cualquier usuario/a de este medio de transporte.

Y descuidad los más tímidos/as, porque son tan discretos que nadie se dará cuenta de que estás practicando una actividad física adaptada al espacio de enorme rentabilidad para tu cuerpo y tu salud.

Por cierto, puestos a buscar otros espacios, estos mismos ejercicios se pueden realizar también en un tren, por ejemplo. Moverse adecuadamente es fundamental. Por ello, es importante ser conscientes de la movilidad de nuestra columna y la fuerza de nuestros músculos que le dan estabilidad. Estos ejercicios contribuyen a esa toma de conciencia.